19 julio 2017

Los mutis de Landaluce

Alberto Pérez de Vargas
Europa Sur

Dos asuntos han tenido estos días un especial impacto en los círculos de opinión. Respecto a ambos, nuestro admirado José Ignacio Landaluce debiera haber tenido algo que decir y nada ha dicho. Que el alcalde de Algeciras se haya puesto de perfil en el oscuro conflicto de la estiba, lo deja a uno estupefacto. 

Y que ese silencio inquietante haya permanecido inmutable, como si nada tuviera que ver en ello, ante el momento político de Gibraltar, induce a pensar que nuestro regidor principal está sufriendo tensiones internas, tal vez generadas por la pasión que inspira el sostenimiento de una mayoría absoluta en tiempos de rebajas.

Picardo está que pierde los machos de tanto cabalgar y Landaluce parece un trasunto en miniatura del presidente Rajoy; se limita a esperar a ver qué pasa. El alcalde es, por si no le bastara con ser eso, el presidente de la Comisión de Exteriores del Senado. ¡Y ni siquiera sabe cuál es el verdadero montante de trabajadores españoles que faenan en Gibraltar! Ya podría haberse puesto la Mancomunidad a hacer un estudio que permitiera valorar de qué cifras y efectos estamos hablando. 

El presidente Luis Ángel Fernández es hombre de cuentas, y un hábil político curtido en el cuerpo a cuerpo. Sorprende que no se le haya ocurrido estudiar el impacto que tendría en la comarca el final del estatus que hace de la colonia, entre otros muchos nocivos efectos, uno de los importadores de tabaco más importantes del mundo.

Uno se pregunta, inasequible al desaliento, si el fraude fiscal que supone Gibraltar para España, no es superior al coste de las economías domésticas de los españoles dependientes de la colonia ¡Cómo es posible que la Mancomunidad desconozca la realidad de la situación y que su presidente se pierda en golpes de demagogia y no quiera ni oír hablar del tema!

Cuentan que esta semana, Landaluce se ve con el ministro Dastis para hablar de Gibraltar. No creo que el alcalde haya sido ya abducido por los plumillas y políticos socialistas en la reserva, de la quinta columna. Ni que tal sea el caso de Fernández y de Ignacio Macías, coordinador de la Administración del Estado en el Campo de Gibraltar y primus inter pares del PP en La Línea. 

Y no lo creo, aun impresionado por el alcance de la quinta columna de Picardo. ¡Hasta las universidades están en el programa! Las de Cádiz y Málaga, la primera sobre todo, han sido ya tocadas por el aura de la colonia.