18 julio 2018

Desafíos y retos

Cardenal Antonio Cañizares
Religión en Libertad


Se ha­bla de que nos en­con­tra­mos no sólo al bor­de de un cam­bio de épo­ca, sino que nos en­con­tra­mos ya en una nue­va épo­ca, o al me­nos en sus um­bra­les –qui­zá se­ría más acer­ta­do–. No sólo en Es­pa­ña, sino tam­bién en Eu­ro­pa, tam­bién en el mun­do en­te­ro.

Se­gu­ra­men­te que es así, de he­cho son bas­tan­tes las coin­ci­den­cias que se dan por do­quier para que sean pura ca­sua­li­dad ta­les coin­ci­den­cias: por ejem­plo al­gu­nas ideo­lo­gías que es­tán im­po­nién­do­se en to­das las par­tes. Todo hace pen­sar que es­tán ac­tuan­do fuer­zas ocul­tas y no tan ocul­tas que pla­nean un “nue­vo or­den mun­dial” obra de una in­ge­nie­ría so­cial que afec­ta a mu­chas fuer­zas so­cia­les que se plie­gan a ese nue­vo or­den.

Lo de Eu­ro­pa y lo Es­pa­ña re­sul­ta bas­tan­te cla­ro. Por re­fe­rir­nos a Es­pa­ña. Exis­te, des­de tiem­po atrás, un in­ne­ga­ble pro­yec­to de gran al­can­ce en va­lo­res cul­tu­ra­les y, por tan­to, ideo­ló­gi­cos que pue­dan de­fi­nir la iden­ti­dad so­cial, his­tó­ri­ca de la Es­pa­ña mo­der­na por mu­cho tiem­po, pa­sa­da ya o de­ja­da una “pri­me­ra” tran­si­ción, con­si­de­ra­da por al­gu­nos gru­pos in­flu­yen­tes como su­pe­ra­da e in­su­fi­cien­te, y lla­ma­da a una nue­va o se­gun­da tran­si­ción. Este pro­yec­to no es nue­vo ni ex­clu­si­vo nues­tro, sino que tie­ne pre­ten­sio­nes de al­gu­na ma­ne­ra de uni­ver­sa­li­dad, y está fa­vo­re­ci­do por po­de­res, no siem­pre iden­ti­fi­ca­bles, pero reales.

Hay pro­yec­tos que no los ha­ce­mos no­so­tros, sino que se nos dan he­chos, y de al­gu­nas ma­ne­ras se nos im­po­nen, a ve­ces por fuer­zas ocul­tas o im­per­so­na­les, pero reales y muy bien or­ques­ta­das. Ese pro­yec­to pa­re­ce, o se atis­ba por par­te de esas fuer­zas, el que se in­ten­ta que se dé en Es­pa­ña, den­tro de un Nue­vo Or­den In­ter­na­cio­nal o Mun­dial. El pro­yec­to, ade­más de re­cla­mar una nue­va tran­si­ción, en Es­pa­ña pa­re­ce que, en al­gu­nos y por al­gu­nos, re­cla­ma tam­bién cam­bios sus­tan­cia­les y sub­ver­ti­do­res en la es­truc­tu­ra so­cial y cul­tu­ral vi­gen­te.

Con el pro­yec­to se tra­ta de im­pul­sar o pro­se­guir una, lla­me­mos, re­vo­lu­ción cul­tu­ral, que úl­ti­ma­men­te se pre­ten­de ra­di­ca­li­zar y ace­le­rar par­ti­cu­lar­men­te en Es­pa­ña. Pien­so que no es pri­va­ti­vo de Es­pa­ña, aun­que Es­pa­ña sea uti­li­za­da como un es­ce­na­rio pri­vi­le­gia­do e “in­flu­yen­te”. Así, con pre­ten­sio­nes de una cier­ta uni­ver­sa­li­dad, se po­ten­cia al mis­mo tiem­po una in­me­dia­ta y cla­ra re­per­cu­sión en His­pa­noa­mé­ri­ca. 

El pro­yec­to res­pon­de a una con­cep­ción ideo­ló­gi­ca ba­sa­da en una rup­tu­ra an­tro­po­ló­gi­ca ra­di­cal y que, a mi en­ten­der, se asien­ta so­bre al­gu­nos pi­la­res bá­si­cos e in­ter­re­la­cio­na­dos: el re­la­ti­vis­mo mo­ral, pre­sen­ta­do, en­tre otras co­sas, como “ex­ten­sión de de­re­chos”, de nue­vos de­re­chos, e in­se­pa­ra­ble de una con­cep­ción del hom­bre como li­ber­tad om­ní­mo­da y de una rup­tu­ra con la tra­di­ción; el lai­cis­mo, que poco tie­ne que ver con una sana “lai­ci­dad” del Es­ta­do y de la so­cie­dad; y la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, pre­sen­ta­da como “igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción” pero ca­mu­flan­do u ocul­tan­do la car­ga de pro­fun­di­dad y de des­truc­ción hu­ma­na que com­por­ta.

Se pre­sen­ta, a su vez, como un pro­yec­to de “mo­der­ni­za­ción de Es­pa­ña y de otros paí­ses”. Usa ideas fuer­za y ter­mi­no­lo­gía “ta­lis­mán”: paz, mo­der­ni­dad, igual­dad, an­ti­co­rrup­ción, ex­ten­sión de de­re­chos… Es mu­cho más que un pro­yec­to ex­clu­si­va­men­te le­gis­la­ti­vo. Es tam­bién, so­cial, po­lí­ti­co y cul­tu­ral: cam­bios le­gis­la­ti­vos, cam­bios so­cia­les, cam­bios cul­tu­ra­les, cam­bios es­truc­tu­ra­les, in­clu­so nue­vas “cons­ti­tu­cio­nes”, fi­na­li­zar el sis­te­ma vi­gen­te. Tra­ta de trans­for­mar la reali­dad so­cial y cul­tu­ral de Es­pa­ña o de esos otros paí­ses, pero tam­bién su iden­ti­dad. Cuen­ta con apo­yo me­diá­ti­co y con una red de or­ga­ni­za­cio­nes afi­nes y mi­ma­das. 

En­cuen­tra, se diga o no se diga, en la Igle­sia ca­tó­li­ca como re­fe­ren­te y en la fa­mi­lia como trans­mi­sor de un poso de va­lo­res, sus prin­ci­pa­les obs­tácu­los. Se tra­ta, en sín­te­sis, de un pro­yec­to de trans­for­ma­ción de una nue­va so­cie­dad, con una nue­va lec­tu­ra de la his­to­ria, con nue­vas per­so­nas y nue­va men­ta­li­dad que asu­man con nor­ma­li­dad el lai­cis­mo, el re­la­ti­vis­mo y la ideo­lo­gía de gé­ne­ro como pi­la­res; que im­plan­ten nue­vas le­yes “so­cia­les”; que ex­pul­sen a la Igle­sia del es­pa­cio so­cial, so­bre todo del cam­po edu­ca­ti­vo; un pro­yec­to no “lo­cal”, sino uni­ver­sal; y con un nue­vo or­den.

¿Qué ha­cer ante esto? Ser proac­ti­vos y tra­ba­jar en de­fen­sa del hom­bre, de la per­so­na, de lo hu­mano, del bien co­mún, in­se­pa­ra­ble de la per­so­na y tan ol­vi­da­do en el ám­bi­to so­cial y po­lí­ti­co, y pro­pi­ciar una “me­mo­ria”, que con­ser­va y trans­mi­te la ver­dad de lo que so­mos y que trae fu­tu­ro, no di­vi­sión ni rup­tu­ras. Es ne­ce­sa­rio ser lú­ci­dos y es­tar aten­tos a lo que nos lle­ga. Y la lu­ci­dez ha de lle­var­nos a ha­blar y ha­blar­nos con fran­que­za, con amis­tad ha­cia to­dos y sin ex­clu­sio­nes.

Por mi par­te, así lo ven­go ha­cien­do des­de hace tiem­po: de­ja­ría de ser yo si no lo hi­cie­ra. Se­gui­ré ha­cién­do­lo como hijo fiel de la Igle­sia y con el or­gu­llo de ser cris­tiano que acep­ta a to­dos, quie­re a to­dos, res­pe­ta a to­dos y de­fien­de al hom­bre, como ex­pre­sión de la glo­ria de Dios; con una exi­gen­cia: que me res­pe­ten, que res­pe­ten mis fir­mes con­vic­cio­nes que pien­so, que son con­vic­cio­nes de Igle­sia. Siem­pre he in­ten­ta­do ha­blar y ha­bla­ré como hom­bre de fe, guia­do por la Pa­la­bra, que no está en­ca­de­na­da, con li­ber­tad y como hom­bre de mi tiem­po, fiel a mi con­cien­cia. 

Y dado que la fe que me ani­ma, orien­ta y mue­ve no es úni­ca­men­te para vi­vir­la en el in­te­rior de la con­cien­cia y en la es­fe­ra pri­va­da, sino que es exi­gen­cia de la na­tu­ra­le­za de esa fe, in­se­pa­ra­ble de la ra­zón, que ha de pro­yec­tar­se so­bre la ciu­dad te­rre­na, ofrez­co a quien me quie­ra es­cu­char lo que a mi mo­des­to en­ten­der pue­do apor­tar, des­de mi con­di­ción pro­pia de obis­po, en esta hora cru­cial que vi­vi­mos.

Ten­go en la tras­tien­da de mi ser y de mi ac­tuar, y como ca­ña­ma­zo de fon­do, el Con­ci­lio Va­ti­cano II, cuyo pri­mer do­cu­men­to apro­ba­do fue el de la li­tur­gia, y que cul­mi­nó prác­ti­ca­men­te con la cons­ti­tu­ción pas­to­ral so­bre la Igle­sia en el mun­do ac­tual: todo el Con­ci­lio está en­ca­mi­na­do a re­no­var la Igle­sia y la so­cie­dad, con la que com­par­te go­zos y es­pe­ran­zas. 

Con la sen­ci­llez de quien no pre­ten­de im­po­ner ni juz­gar a na­die, y me­nos aún de ex­cluir o re­cha­zar, con el gozo de la hu­mil­dad –que en ex­pre­sión te­re­sia­na es “ca­mi­nar en ver­dad”–, tra­ta­ré siem­pre de ofre­cer mi vi­sión ante reali­da­des de nues­tra his­to­ria –tam­bién la de hoy, de nues­tros días–, tra­ta­ré por en­ci­ma de todo de ofre­cer el te­so­ro que he re­ci­bi­do en el in­te­rior de la Igle­sia y su Tra­di­ción –no lo ocul­ta­ré ni lo si­len­cia­ré–, que es Je­su­cris­to, que tie­ne que ver con todo, a quien todo lo hu­mano le afec­ta y afec­ta a todo lo hu­mano: Je­su­cris­to, por­que no me per­te­ne­ce y es para to­dos, y que creo fir­me­men­te es la luz que ilu­mi­na los desa­fíos y re­tos de hoy.