21 septiembre 2017

Año XIV - Nº 1054

No es el género, es el sexo

Editorial
Forum Libertas

La inconsecuencia, a caballo entre la irresponsabilidad de la mayoría y la presión ideológica de la minoría, de haber erradicado el concepto de sexo de todos los registros, y su sustitución por el ideológico género, ha significado una revolución insidiosa que da pie a trastocar todos los fundamentos de nuestra sociedad.

La ciencia -más que cualquier cultura religiosa y cuanto más materialista, más decantada en este sentido, ha establecido de siempre que los seres humanos son sexuados y que toda su construcción biológica bascula en gran medida sobre este hecho determinado de la naturaleza. Existen un sexo masculino y otro femenino que son los responsables de realizar aquello que, desde el punto de vista evolutivo de la especie, constituye lo fundamental: garantizar la continuidad en las mejores condiciones posibles. 

La estructura de la mujer, desde la fisiológica a la hormonal, pasando por la física, está tan predeterminada, que incluso los transexuales tratados para ofrecer las características de un hombre, ofrecen especulares casos, por lo extraño, de embarazo y maternidad. Mientras que en el hombre, su condición propende a conseguir el máximo de inseminaciones, que es la garantía de su continuidad. 

Todo esto en los animales está muy precondicionado, pero el ser humano, precisamente porque es distinto y razona, y posee conciencia que va mucho más allá de sí mismo y de su “manada”, presenta diferencias importantes, dirigidas a encauzar aquellas funciones puramente biológicas. Toda la educación social y humana se ha construido sobre esta doble realidad. 

La innegable realidad material de los dos sexos y su dimorfismo, que alcanza los niveles psicológicos y hormonales de cómo activa y procesa el deseo, distintos entre el hombre y la mujer, y la cultura para alcanzarlos y llevarlos a buen fin en términos personales y sociales

La perspectiva de género y LGTBI destruye todo esto. Proclama que el sexo es una cuestión de escasa importancia y que lo decisivo es el género, que constituye una construcción social y, por consiguiente, manipulable y sujeta a la interpretación cambiante de cada persona. 

Lo primero, conduce a todas las políticas “educativas” de comunicación y coercitivas del Estado para construir la mentalidad que aquella bochornosa patraña es algo real (como lo era el marxismo como ciencia capaz de predecir la dinámica histórica). 

El género/sexo/preferencia sexual a gusto de cada cual conduce al subjetivismo más exacerbado. Ni razones científicas, ni, por tanto, médicas, bastan con mi simple afirmación para que mi género quede establecido.

El resultado está a la vista en una secuencia histórica reciente: la “lucha de clases entre mujeres y hombres
” primero, que va mutando hacia el supremacismo femenino y la superwoman (Wonder woman, Capitana Marvel.), entre las de ficción, o personajes como Beyoncé, en la realidad, construyen en el imaginario femenino este nuevo estereotipo. 

El homosexualismo político dirigido a transformar las instituciones para modelarlas de acuerdo con sus deseos, y la transformación del deseo sexual en proyecto político. La más reciente, la oleada del transexualismo que como en los casos anteriores sigue la estrategia de la saturación comunicativa; el transexual hasta en la sopa, a pesar de ser una ínfima minoría; el intento de sacarlo de toda interpretación científica, la disforia de género. Y ahora el género neutro o los sin sexo. 

El hecho de que Canadá acepte en su pasaporte la “X” como definición del sexo es una aberración cósmica, porque determina el grado máximo de subjetividad, ya no es como expresión de la sociedad, quien por razones objetivas hace constar el sexo, sino que cada cual se lo monta. Naturalmente, detrás de esto no está la población “X”, que apenas es conocida, ni tan siquiera bien definida, sino que encontramos una vez más el Génder y sus políticas LGTBI, que, como ellos mismos proclaman, quieren eliminar toda definición en función del sexo.

Existe un objetivo claro y bien establecido: eliminar de la sociedad occidental al Hombre y a la Mujer, al Esposo y la Esposa, al Padre y la Madre. 

Si esta dinámica, a pesar de ser aberrante en términos de la razón y la ciencia, contraria al humanismo de nuestra cultura, sigue avanzando porque no se la toma en serio, no se la considera globalmente como lo que es, un proyecto político alternativo de todo lo que la humanidad es y ha sido, el fin de todo lo que conocemos, Estado del bienestar incluido, la desigualdad radical será inexorable.

Muchos saludos a Wojtyla y Caffarra. Con Francisco se cambia la familia

Sandro Magister
InfoVaticana

El terremoto que cambió la cara a la Pontificia Academia para la Vida ha golpeado también al Instituto de Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, creado por Juan Pablo II y con el teólogo y luego cardenal Carlo Caffarra como su primer presidente.

Desde hoy este histórico Instituto ha sido anulado y sustituido por otro Instituto con un nombre diferente.

En efecto, así se lee en el artículo 1 del Motu Proprio “Summa familiae cura” publicado esta mañana, con el que el papa Francisco “ha puesto la firma” al viraje:

“Con el presente Motu Proprio instituyo el Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II para las Ciencias del Matrimonio y de la Familia, el que, vinculado a la Pontificia Universidad Lateranense, sustituye al Pontificio Instituto Juan Pablo II para Estudios sobre el Matrimonio y la Familia, establecido por la Constitución apostólica ‘Magnum Matrimonii sacramentum’, el que por lo tanto deja de funcionar”.

Están despedidos, en consecuencia, todos los docentes del difunto Instituto, mientras conservan su cargo el actual gran canciller Vincenzo Paglia y el presidente Pierangelo Sequeri, cuyo nombramiento por parte del papa Francisco ha sido hace un año el preludio del actual cataclismo.

Los dos acompañan la publicación del Motu Proprio con una nota que subraya el “involucramiento directo” del Papa, quien – siguen diciendo – “confía la tarea de modelar las reglas, las estructuras y la operatividad del nuevo Instituto teológico” a las mismas “autoridades académicas del histórico Instituto Juan Pablo II”, esto es, justamente, precisamente a ellos dos y no a otros.

Al describir el “más amplio horizonte” en el que deberá moverse el Instituto, Paglia y Sequeri remiten, naturalmente, a “Amoris laetitia”, pero también a “Laudato si'” y al “cuidado de lo creado”.

Queda ahora por ver quiénes serán los docentes del nuevo curso, quiénes serán reconfirmados y quiénes no, tanto en Roma como en las otras sedes de todo el mundo.

Así también se verán qué destino tendrán las últimas publicaciones del difunto Instituto, especialmente ese “Vademecum” sobre la recta interpretación de “Amoris laetitia”, el cual es visto como la peste de los paladines de la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar.

La rebelión secesionista hace inevitable la aplicación del 155

Jesús Cacho
Voz Pópuli

Los 700 alcaldes del 1-O se citan con el Govern y Colau para retar a la Fiscalía.

Es la dura realidad. La lenta maquinaria del Estado, mayormente en su vertiente judicial, se ha puesto en marcha esta semana con una panoplia de actuaciones que hubiera bastado para llamar al orden a cualquier enloquecido dirigente autonómico ansioso de pasar a los libros de historia como un nuevo capitán Trueno. 

El rey Felipe VI, el Gobierno, la Fiscalía, la UE, la CEOE, el Banco Sabadell… el sordo rumor del Estado en movimiento, con la arboladura de un mastodonte capaz de infundir temor al menos juicioso. No a Puigdemont y a esa colla de aventureros fanatizados que se han apresurado elevar la apuesta, a aumentar el desafío, a añadir leña a un incendio de cuyo tamaño seguramente dependan sus posibilidades de éxito final. 

Nada parece amedrentarles. Prepotentes, desafiantes, provocadores, no hay día en que estos matones tan simpáticos no nos recuerden con reiteración que se ciscan en el Estado y en sus leyes, y que lo suyo es un pulso, un acto de fuerza que los tribunales no van a poder reducir, de modo que no va más collons que usar la fuerza para frenar el golpe.

La última de esas provocaciones llegó ayer mismo: “Que no subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña”. Mayor relevancia tuvo el anuncio realizado el jueves por el vicepresidente y ministrón de Economía de la Generalitat, Oriol Junqueras, el amigo masajista de la vicepresidenta Soraya, según el cual el Govern dejará de enviar a Madrid los informes semanales de gasto con los que Hacienda viene tratando de evitar la utilización del dinero público procedente del FLA para la organización del referéndum ilegal del 1 de octubre. 

Fue Cristóbal Montoro el que a finales de agosto dijo muy ufano, muy seguro de sí, que “vamos a hablar claro: con toda seguridad no va a haber referéndum porque no hay presupuesto”, y se quedó tan ancho ante el pasmo del personal. 

La cara del titular de Hacienda el viernes, informando de la decisión del Ejecutivo de asumir los pagos de servicios esenciales –educación, sanidad y servicios sociales- y las nóminas de los empleados de la Generalidad desde el momento de la publicación de la orden en el BOE, parecía la de un boxeador al día siguiente de haber perdido un combate por KO.

Intervención económica, pues, de la Generalitat, medida que venía reclamando -empezando por los sueldos de los propios miembros del Govern- mucha gente desde hace tiempo, algo que muchos han llegado a considerar una aplicación encubierta del artículo 155 de la Constitución, aunque solo sea por aquello de que el amo del dinero es siempre el auténtico titular del poder. 

El envite, más bien la provocación, de Junqueras, que hay que imaginar pactada con su teórico jefe, parece un error de tal magnitud que algunos han querido ver gato encerrado en el episodio. Porque la respuesta del Gobierno de la nación era más que previsible. ¿Le ha regalado Junqueras, cual conde don Julián, a su amiga Soraya la intervención de la Generalidad a cambio de salvar de la quema su futuro político como eventual próximo presidente de aquella Comunidad?

Quienes consideran el control de la cuentas de la Generalidad como un golpe definitivo al prusés pecan seguramente de optimismo. Quienes han sido capaces de situar a España ante la crisis más grave de su reciente historia no se van a apear del burro ante ninguna medida que no sea la aplicación del 155, es decir, la pura y dura intervención de la Generalidad, y cuanto más tarde se tome la decisión, peor para todos, más elevados serán los costes para unos y otros. 

Junqueras ha decidido dejar de remitir esa información porque no puede hacerlo, porque si enseñara de verdad las cuentas de la Generalidad se vería que están disponiendo del dinero del FLA para mantener el prusés”, asegura uno de los líderes de Ciudadanos, “sin olvidar que están ya en un punto tal de su viaje a ninguna parte que eso ha pasado a ser una cuestión casi accesoria. Si a partir del 1 de octubre en Cataluña va a regir otra legalidad, comprenderás que dejar de enviar información financiera a Madrid es casi normal. Estamos ante un golpe de Estado en toda regla; esa y no otra es la cuestión”.

¿Quién está pagando la cuenta del 'prusés'?

¿Quién está sufragando el desafío secesionista? ¿Quién está corriendo con la cuenta? Estos días se viene hablando de dinero ruso e israelí entrando en la sala de máquinas del prusés. El interés de la Rusia de Putin en desestabilizar la UE, sobre todo después de la posición adoptada por Bruselas en el conflicto ucraniano, es más que evidente. 

La tragedia de la historia regresa como farsa: el 24 de octubre de 1925, Francesc Maciàllegaba a Moscú en busca de apoyo financiero de la URSS para sufragar el movimiento revolucionario y separatista que el Estat Català preparaba contra el régimen de Primo de Rivera. 

Macià confiaba en el apoyo de los bolcheviques –resueltos, a través de la Internacional Comunista, a apoyar todos los movimientos nacionalistas capaces de desestabilizar países y abrir la puerta a la revolución- a cambio de que su partido se aliara con el incipiente PCE que entonces lideraba un tal Bullejos, que también se encontraba en Moscú. 

Hasta entonces, el líder independentista apenas había logrado el respaldo de un pequeño banco parisino interesado en desestabilizar la peseta para forrarse. Su equivalente sería ahora ese George Soros, filántropo especulador bursátil, que estaría con sus millones detrás de los apoyos exteriores con que cuenta Puigdemont. 

Putin pondría la pasta y Soros el apoyo mediático a través de la tupida red de medios -NYT, Guardian- que maneja su Open Society Foundation, cuyos terminales llegan a tipos tan curiosos como el patético Julian Assange.

Tras entrevistarse con Zinóviev y Bujarin, a Macià no le hicieron el menor caso en Moscú, seguramente porque, con Lenin ya enfermo, el trío Zinóviev, Kámenev y Stalin no estaba para sardanas sino para luchar a muerte por el poder en el gigante rojo. “No busques conspiraciones internacionales”, asegura un empresario barcelonés, “el dinero para mantener vivo el prusés sale principalmente de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), que es la que fleta y paga los cientos de autobuses que traen a la gente de las comarcas para manifestarse en la Diada. Han sido muchos los años que ha tenido la AMI para recoger dinero público procedente de cientos de ayuntamientos gobernados por Convergencia, al margen, claro está, de los propios presupuestos de la Generalidad, de los que han salido en los últimos años millones de euros en subvenciones a todo tipo de organizaciones separatistas, caso de ANC yÒmnium, por no hablar de la inmensa mayoría de los medios de comunicación catalanes”.

Dinero para romper España, y para dividir Cataluña en dos mitades irreconciliables, familias partidas en dos, amigos que han dejado de hablarse, vecinos que recelan de vecinos, una herida que tardará años en soldar. “Soy solo una de tantas madres que llevamos muchos años viendo cómo en Cataluña el independentismo campaba a sus anchas. ¿Sabe usted que en sexto curso nuestros hijos debían aprender a tocar con flauta Els Segadors? ¿Usted lo ve normal? ¿No le recuerda lo del Cara al Sol que los niños tenían que cantar en tiempos de Franco? 

Todo culpa de los Gobiernos centrales, que han dejado a esta gente campar a sus anchas a cambio de ocupar el poder del Estado. Eso es lo que tenemos ahora. ¿Por qué no le doy mi nombre? Por miedo: miedo a un coche rayado, a un buzón quemado, a un escrache, a un insulto, todo lo que durante años se ha consentido y no se ha parado. 

Mi nombre es miedo, porque hace mucho tiempo que nadie defiende los derechos de los ciudadanos no independentistas, y eso no se soluciona ahora confiscando urnas. Miedo, porque después del 1 de octubre llegará el 2 y el 3 y vamos a tener que seguir viviendo aquí mal que nos pese, vamos a tener que seguir aguantando a estos cafres a los que todo se les ha consentido durante tantos años. Créame, esto es muy difícil de arreglar a estas alturas”.

La profecía cumplida de Jordi Pujol

Lo dijo bien claro Jordi Pujol, el padre padrone: “La independencia es cuestión de futuro, de la generación de nuestros hijos. Por eso, los de la actual generación tenemos que preparar el camino con tres asuntos básicos: el idioma, la bandera y la enseñanza” (de las memorias de José Bono, citadas por Jesús Laínz en su último libro, “El Privilegio Catalán”). 

Al Gobierno Rajoy no le va a quedar más remedio que usar la fuerza. “Es que lo del nacionalismo moderado solo estaba en la imaginación de Soraya y de Mariano, y no se han caído del burro hasta ayer mismo. Esto ya no tiene vuelta de hoja, entre otras cosas porque en el hipotético caso de que dieran marcha atrás, cosa imposible, ahora les mataría su propia gente. El clima de violencia empieza a ser irrespirable. Vamos a ver cosas muy feas y no sé si el Gobierno es plenamente consciente de lo que se le viene encima, porque va a haber violencia, eso seguro”. 

La situación es tal que los Mossos han empezado a realizar labores de contravigilancia en torno a la mayoría de los políticos constitucionalistas catalanes. De modo que al Gobierno no le va a quedar más remedio que “hacer eso que no queremos hacer” (Mariano dixit el viernes en Barcelona): usar la fuerza para imponer la ley y parar el golpe. La violencia como partera de la Historia, que dijo Marx.

En el Ejecutivo conviven ahora mismo dos posturas enfrentadas. Aplicar cuanto antes el 155 o dejarlo para más adelante. La experiencia de estos años ha demostrado hasta la saciedad que procrastinar la toma de decisiones con el nacionalismo catalán no ha servido más que para envalentonar a los sediciosos y agravar el problema. 

Muchas de las cosas que por desgracia vamos a ver estos días nos las podríamos haber ahorrado si el Gobierno hubiera cortado por lo sano hace tiempo. 

¿Qué es lo que está pasando ahora? Que el Estado -Guardia Civil, jueces- hace acto de presencia en Cataluña y los golpistas lo toman como una invasión.

Despierta, Mariano: no vas a lograr nada con paños calientes. Tu compromiso con la historia y con los españoles es preservar la unidad de España y defender los derechos y libertades de más de la mitad de los catalanes pisoteados por los separatistas. 

¡Mariano, no te rajes! Va a ser una partida muy difícil, porque el golpismo está decidido a llevarnos hasta al límite. Va a ser doloroso. Y va a tocar sufrir.

20 septiembre 2017

Commoció a la Generalitat per un mapa de Catalunya del 1235

Redacción
Dolça Catsalunya

Hallado en la Bibliothèque Nationale de Paris.

Surt Aragó amb la senyera. Surt Barcelona. Però no surt Catalunya, l’idolet del nacionalisme. Ai, Déu meu, això és una conxorxa “espanyola”.

No, nada de conspiraciones: pura història de Catalunya. A finales del siglo VIII se estableció la Marca Hispánica, un territorio que servía de frontera o marca frente a los musulmanes. Los hispanos de la región habían logrado reconquistar Gerona, las comarcas pirenaicas y Osona. El cronista de Carlomagno recuerda así la conquista de Barcelona: “Aquel mismo verano fue capturada Barcelona, ciudad de Hispania”.

Surgieron los condados, administrados por condes u hombres de confianza, por lo general visigodos provenientes de Tolosa y Septimania; el más poderoso de ellos, el de Barcelona, era heredero de la Marca Hispánica; el condado pasó a la historia cuando Ramón Berenguer se casó con Petronila, hija del rey de Aragón: su hijo ya no fue conde de Barcelona, sino rey de Aragón. Así era la Europa del siglo XIII sobre los contornos geográficos actuales:



Así que la actual Cataluña nació “Marca Hispánica”, sus jefes eran visigodos y no francos, Barcelona era Hispania y su conde extinguió el título por hacer rey de Aragón a su hijo. Així som els catalans: sempre cercant l’Espanya perduda, sempre més oberts i més grans, sempre gaudint de lo petit per arribar a lo gran. Así es la historia y así es el mapa. Aunque provoque desmayos en el poder nacionalista.

Dolça i hispànica Catalunya…

18 septiembre 2017

La Iglesia, ante una emergencia histórica

Josep Miró i Ardèvol
Religión en Libertad


En España, el Congreso puede aprobar la iniciativa de Podemos de establecer una ley que, bajo la etiqueta de la no discriminación de las personas LGBTI, en realidad sea -por su actual contenido- una ley de privilegios, copiando casi literalmente la ley que ya aprobó el Parlamento de Cataluña, dando un paso más en la conversión de la perspectiva de género en ideología de estado.

En Europa una serie de personalidades como Rémi Brague, Philippe Bénéton y Roger Escruton han realizado un extenso llamamiento Una Europa en la que podemos creer, para superar la crítica situación en la que se encuentra este hogar común. 


Nunca como hoy la pugna entre proyectos antropológicos, morales y culturales radicalmente distintos, mucho más inefables que cuando el comunismo, ha alcanzado una dimensión tan grande, porque ya afecta a las leyes, a los derechos de las personas. Es una cuestión sobre todo “occidental”, pero que se extiende por América Latina, Australia y Nueva Zelanda, en el otro extremo del mundo.

Ante esta situación, la Iglesia sale al encuentro concreto de todas las personas que sufren, sin excepción. Esta es una de sus tareas fundamentales, y el Papa no se cansa de reiterarlo.

Es fundamental, pero no es la única. La principal es anunciar la buena nueva de Jesucristo, propiciar la experiencia del encuentro con Él, conducir al hombre ante el asombro de lo sagrado. Evangelizar bien, en definitiva. Hacerlo no solo con palabras sino con hechos y actuaciones. 

El islam misiona sus comunidades en Europa, sobre todo el salafismo; la Iglesia hace tiempo que se ha olvidado de esta -su práctica por antonomasia- tarea, sumergida en la rutina parroquial. Este mensaje de seguimiento de Jesucristo solo es posible por determinadas vías que se realizan en el acto humano, son las que la Iglesia prescribe y las que determinan su papel histórico, en el escenario histórico.

De estas dos misiones, en su desarrollo doctrinal y práctico, ha surgido una cultura universal, que es la matriz de Europa, y permea en un grado variable las distintas grandes culturas del mundo.

Si la Iglesia renuncia a la evangelización, autocensurándose, por un falso sentido de la oportunidad (una cosa es la inteligencia y otra la ocultación o el olvido), deja de ser fermento de cultura. Si no sitúa a Jesucristo en el centro del escenario, de la plaza, de la escuela, de la vida en definitiva, y solo lo mantiene segregado en las cuatro paredes de los oficios, si abandona la presencia de su concepción cultural, moral y antropológica, o hace trampas al solitario como la que han practicado dos obispos australianos intentando colar gato por liebre.

Si incurre en el mirar hacia otro lado y deja que el poder civil arrumbe con los fundamentos que hacen comprensible la fe; si presenta un Jesucristo de plastilina, donde nunca hay exigencia hacia la comunidad, mas allá de la justicia social, o incluso sin ella, por un falso sentido de la “oportunidad”; si confunde al Pueblo de Dios con mensajes nada claros; si la compresión de cada pecador se convierte en relativismo en torno al pecado… Si hace todo esto, entonces la parte de la Iglesia afectada por esta deserción se transformará en una higuera estéril y será arrojada al desván de la historia.

Publicado en Forum Libertas.

Dar de sí

José de Cora
Bitácora de Cora/El Progreso


Al final, después de deshojar la cebolla de su fárrago, te queda una verdad desnuda y espeluznante. Les hemos dado poder a unos imbéciles y la han jodido.

Cierto que no somos los únicos en practicar el absurdo juego de la autodestrucción, pero admitamos también que otros países por ahí adelante nos dan sopas con onda y honda en convivencia, en mejora de las condiciones de vida, en reducción de los motivos para la confrontación.

Si examinamos la línea argumental de los últimos años debemos constatar con horror que un elevadísimo porcentaje de lo que se llama actualidad política española está ocupado en asuntos propios de la autodestrucción, como si fuese una jaula donde se encerrase a un grupo de caníbales que dedican todos sus esfuerzos a despellejarse con insultos, frases altivas, desprecios y cuchillazos en busca de la mejor tajada que deje al otro sin muslo y a hueso vista.

Aún así, la economía marca números positivos y se avanza con sangre, sudor y lágrimas. ¿Qué pasaría sin el lastre del cainismo?

El peligro de estirar la cuerda constantemente, como ocurre con los calzoncillos de mala calidad, es que el elástico puede dar de sí y ya no sirve ningún esfuerzo para devolverle aquella propiedad tan apreciada que te permitía ajustar el contorno a las necesidades.

No descubrimos nada si afirmamos que ahora mismo estamos viviendo el momento más peligroso para la elasticidad política desde 1975, solo comparable al 23F y al 11M. De cómo salgamos de ésta dependerá si el símil queda por arriba o por abajo de las otras fechas, pero seguramente va a ser muy difícil lograr que no haya gran cantidad de calzoncillos cedidos y por ende, caídos. Con la vergüenza que da siempre que ocurre.

Confiemos en que sean los de quienes más los estiraron.

‘Exijo un juicio comparativo entre el 23-F y lo que está ocurriendo en Cataluña’

Antonio Tejero
LA GACETA

Su nombre dirige de forma inmediata a la Historia reciente de España. Antonio Tejero, la cara visible del golpe de Estado del 23-F, llega a las páginas de La Gaceta para denunciar la quietud del Gobierno de Mariano Rajoy ante el golpe de Estado del siglo XXI, el del separatismo catalán. 
Una histórica misiva que publicamos íntegra, tal como ha llegado a la redacción de La Gaceta firmada de puño y letra del exteniente coronel de la Guardia Civil.

“Yo, Antonio Tejero Molina, español de 85 años de edad, teniente coronel de la Guardia Civil expulsado del Ejército por los sucesos de 23 de febrero de 1981, con Documento Nacional de Identidad nº 01XXXXD, y como más antiguo de todos los participantes vivos que tomaron parte en aquella acción, exijo, que por la Justicia española se lleve a cabo un Juicio Comparativo entre lo ocurrido en la fecha del Golpe de Estado, llamado 23-F, y lo que está ocurriendo actualmente en los prolegómenos de la que quiere ser la destrucción de España, llevado a cabo por el Gobierno de la Generalidad de Cataluña, y teniendo en cuenta los siguientes términos:

1. Que el 23-F pretendía conseguir un cambio de Gobierno que garantizara la unidad de la Patria, dañada por la Constitución y los Estatutos de Autonomías que el presidente Suárez otorgó a Cataluña y Vascongadas; sin embargo, el Golpe de Estado que se está preparando en Cataluña quiere conseguir la ruptura de la región catalana del resto de la Patria.

2. Que es cierto que cometimos un gran delito, que fue castigado con penas gravísimas, ya que tres de los participantes lo fuimos con 30 años de Reclusión Mayor y expulsión del Ejército; en cambio, los sediciosos catalanes están incumpliendo leyes y más leyes desde hace tiempo con total impunidad, con el agravante de jactarse de ello y de ir, cada vez, más adelante en la comisión de sus delitos independentistas.

3. Que la persecución del delito del 23-F fue inmediata y contundente y que, si bien en una primera sentencia se condenaba a un máximo de 12 años y un día, al Gobierno le pareció escaso y según nos comunicaron dos vocales del Consejo de Guerra, uno de ellos el general de división D. José Contreras Franco, que el Gobierno había ordenado subir la pena hasta los 30 años de Reclusión Mayor y que ellos, no habiendo estado de acuerdo con la medida, hicieron Notas separadas disintiendo. Sin embargo, estamos viendo como el Gobierno del Sr. Rajoy es totalmente estático ante los hechos independentistas catalanes, mucho más graves que los nuestros y continúa en estas fechas intentando diálogos infructuosos y tomando pequeñas medidas como la persecución de las papeletas del Referéndum, empleando para ello al dignísimo Cuerpo de la Guardia Civil. Es por lo que también se pide que se juzgue la actitud de delación de poder con perjuicio para la unidad de España del Gobierno de la Nación que por ningún momento ha cumplido con su deber de acabar desde sus inicios con estos delitos tan patentes, tan públicos y tan graves.

4. Sé que el Rey no es responsable de sus actos, pero creo que dentro de esta cualidad debió de haber tomado alguna resolución de que se ejercieran medidas mas coercitivas.

Por todo ello y antes de que llegue el fatídico día del primero de octubre, y como integrante de lo que más que un Golpe de Estado fue el Contragolpe que se dio al preparado en la persona del general Armada, y patrocinado por el Rey Juan Carlos I y los partidos políticos, sobre todo el socialista y comunista, que ya se habían repartido todos los Ministerios. Todo esto, se encuentra en los Papeles del 23-F que aún no han sido descalificados ya que al cumplir los 25 años se subió el plazo otros 25 años más. Hasta última hora, hemos estado esperando una reacción del Gobierno tan contundente como la que se empleó con nosotros el 23-F pero ni se ha producido ni creo que se vaya a producir; sigue el “pasteleo” que no lleva a ninguna parte, bueno lleva a que cada vez se envalentonen más Puigdemont y su comparsa, en vez de estar desde hace tiempo en prisión como les corresponde.

Esta declaración me gustaría que saliera en la Prensa antes de su envío a la Justicia ya que al llegar a ésta quizá la remitan al Tribunal Constitucional que es el paño de lágrimas de los políticos cobardes e incompetentes y el retrete del Gobierno catalán.

De los militares no quiero hablar por el respeto que me merecen esta Institución, sus héroes y sus mártires que han dado todo antes en la defensa y en la creación de la unidad de España, aunque pienso que podrían hablar un poco los que aún están en activo porque entres otras cosas os conviene ya que un general en una España rota y disminuida no vale nada.

Ya sólo me queda la Iglesia y de esta aún hablaré menos por ser hijo fiel de ella, pero los obispos y clérigos que ondean las banderas esteladas, algunas veces hasta en sus iglesias, podían mejor orar por la unidad de la Patria que tanto expandió la religión católica por el mundo y a la que España dio tantos mártires.

Piénsenlo bien antes de seguir por el camino que han tomado y Dios y España les premiará, y si no se lo demandará ¡Lo juro! Como juro igualmente fidelidad a España, a su historia, a sus mártires, a sus héroes y, en la actualidad, sobre todo a su unidad y su grandeza, en defensa de las cuales daría gustoso mi vida y la vida de mis enemigos.

¡Viva España!”

Torre del Mar (Málaga) a 15 de septiembre de 2017

Antonio Tejero

Testimonio de un matrimonio católico

Mario Úbner
Católicos ON LINE

Lo que caracterizó la vida de mis padres Mario Hübner Lehrer, austro polaco, oficialmente polaco y ciudadano legal uruguayo y de mi madre María de las Hermitas Varela López , española, también ciudadana legal uruguaya, fue básicamente a la luz de lo que importa, su Fe católica coherente con sus obras.

Mi padre había nacido judío, sin serlo su apellido paterno, aspecto para historiadores, pero perteneciente por ambas familias a la casta sacerdotal Zadik Kohen.

Su cultura no judía era austríaca , de aquellos que se radicaron tras la partición de Polonia en el siglo 18 en la porción anexada al Imperio, Galitzia.

Eso sin desmedro de valorar su nacionalidad polaca,cuya lengua recordaba al igual que otras eslavas que se hablaban en la región. Provincia de Lemberg, Lwow, hoy Lviv, Ucrania, estando su Nizankowice (Nyzhankovychi) natal, hoy en ese país a 3 km de Polonia.

Lo judío era pertenecer a familia de rabinos, cofundadores de Jeshivas, universidades religiosas donde se forman los rabinos y estudiosos, algo similar a las Facultades de Teología católicas. Su mismo abuelo era rabino, y por lo tanto su formación religiosa bíblica judía, Antiguo Testamento era muy grande y en las lenguas originales. Por supuesto que el comercio y algo la política eran parte de la vida de su familia.

Emigró niño a Montevideo, Uruguay, junto con sus padres, por razones que previeron sus padres en 1930: habiendo vivido la I Guerra Mundial, se percataban de un ambiente belicista en Europa que anunciaba otra gran conflagración ; empezaba a resurgir un antisemitismo y querían para su hijo el poder estudiar en una universidad libre sin cupos limitados para ingresar estudiantes judíos Los llamados “numerus clausus”.

Para los judíos era un bálsamo de libertad, nadie les discriminaba.

Luego de perder su fe judaica muy sólida en Antiguo Testamento, en lenguas originales, siendo apenas un púber , transitó por un proceso muy similar a Edith Stein, con una diferencia: ella no tenía casi instrucción judía.

Voraz lector, ateo declarado, materialista biológico, leyó numerosos libros de ideologías muy variadas que desechaba progresivamente, buscando la Verdad al igual que la santa alemana , Teresa Benedicta de la Cruz OCD, de quien llegaría a ser su primer difusor en Uruguay, año 1954.

Finalmente Dios Uno y Trino lo llevó hacia la Fe católica y hacia la religión en un proceso personal donde la Gracia iba poniéndole personas laicas y sacerdotes que lo llevaron a que en casa de retiros jesuita, se arrodillara y dijera ante un crucifijo : Señor mío y Dios mío ¡!!.

Y el Padre Arturo Mossman SDB, muy paulino y determinante para que este judío entendiera por qué los primeros cristianos todos judíos, creyeran en Cristo, lo bautizó en el Santuario Nacional del Cerrito de la Victoria el 24 de junio de 1950, fiesta de San Juan Bautista, y Año Santo de la Iglesia Universal. Su padrino fue el Dr. Surraco , jefe médico del joven pionero de la Inmunohematología en Uruguay, futuro docente, periodista, escritor y político, pero básicamente hombre de Fe.

Mientras mi padre vivía todo ese proceso, que lo llevaría a una especie de “muerte civil “ dentro del judaísmo, y la reconciliación final fue 38 años después con los suyos , salvo intentos de su siempre fiel hermana menor Matilde , por tender puentes con su hermano a quien admiraba y respetaba, y la Providencia lo salvaba hallándole un matrimonio católico que lo cobijó al joven que se había jugado el todo por el todo, por Cristo, y muchas más ayudas del Redentor, mi madre, española de noble origen, educada como española de puertas para adentro y fuera integrando la sociedad alta uruguaya pero muy humilde y sencilla gracias a la espartana y católica Fe impartida por sus padres pero por Gracia infinita de Dios, que la impulsaba a ser así, con una clara meta teniendo una locución interior del Sagrado Corazón siendo niña en Montevideo, que le dijo: “ Pase lo que te pase, yo nunca te abandonaré”. Y esto fue así en toda su vida.

No muy comprendida por muchos, salvo almas sutiles, profecía que años después le haría su director espiritual Padre Altolaguirre, en el mismo Santuario en que se bautizó mi padre, esta española y gallega , enfrentó serias enfermedades como la tuberculosis, sin cura en su juventud, la época de los bailes, etc , y siendo una adolescente, muy jovencita dijo: “rezando el Rosario me voy a curar”. 

Y fue así, aunque con recaídas y cura definitiva con pérdida de tres cuartos de funcionamiento de un pulmón y pudo continuar estudios Superiores de Lengua y Humanidades Francesas, preparada por Hermanas Dominicas de Albi galas, que las presentaban ante “Alliance Francaise” y de Piano , con el Maestro Wilhelm Kollischer , polaco, amigo de Rubinstein.

Este hombre pretendía y la preparaba para ser concertista pero los pruritos de la época truncaron esto por parte de mi familia.

Tenía vocación de poetisa . Apenas logró escribir algunas. No hallaba eco en una época en que a la mujer no se le permitía más que tener una preparación para enfrentar eventualidades de emergencia, sobre todo casada y trabajar pero nada más.

Sí concurría a conferencias, se formaba , leía, se actualizaba, pero cosas como el piano, hasta lo vendió para que un tío mio ya casado saldara sus deudas . No era cualquier piano. Mi madre era así. Renunciaba a todo a favor de los demás.

Conoció a mi padre en 1954 en una conferencia que él dictaba , un mutuo “flechazo” , enamoramiento a primera vista.

Pasaron unos meses, y mi padre le propuso algo insólito hoy en dia: HACER JUNTOS UNA NOVENA DE LA INMACULADA. Ella le dijo: “Bueno, una novenita por caridad le acepto” (se trataban de Ud. ) Y el 8 de diciembre día de la Inmaculada se ennoviaron.

Mi padre era como si no tuviera familia. Pronto empezaron por razones que no son del caso una durísima oposición de la familia de mi madre. Mi madre entendió y se la jugó por su amor a ese judío converso, que se había asimilado a la sociedad católica. Compartía la misma Fe y piedad que ella.

Buscando salidas para un hombre , su futuro marido se jugó el todo por el todo: había posibilidades de perfeccionarse en Inmunohematología en Alemania Occidental, Reino Unido etc. Dos años.

Le dijo: vete. Mi padre las ganó y se comprometieron en agosto de 1956 en la Catedral. Ninguna novia apostaba tanto. Lo hizo. Mi padre le escribía tres veces por semana. Y aprovechando un viaje de mis abuelos a ver la familia en España, ella fue y se casaron no sin resistencia de mis abuelos, quienes recibían “instrucciones” desde Montevideo: “Ella o nosotros; que se casen en Montevideo y múltiples piedras en el camino”.

Gracias a la familia de España, de su Carballo natal, la hermana mayor de mi abuelo, madrina de mi madre y Hermitas de nombre como ella, hizo un aparte con su hermano menor el benjamín de nueve y le dijo: “¿Qué pasa con la chica? “ Fue una conversación de hermanos que terminó con una fuerte decisión de mi abuelo Mariano frente a la compañera de toda su vida, mi abuela :Dejemos casar a Hermitas. 

Nosotros nos casamos contra toda la oposición de mi familia. Tú no querías dejar Montevideo, por tus padres ancianos. Yo por amor lo hice y te seguí, pero renuncié a todas mis cosas , carrera etc y tuvimos que viajar constantemente, y unos hijos nacieron allá , otros aquí y etc. “ No le pongamos más trabas. Y dio un fuerte puñetazo sobre una mesa y se zanjó la cuestión.

Mi madre era en realidad la niña de sus ojos. Su hija preferida. La debilidad de mi abuelo por mamá también era objeto de envidias pòr parte de alguno de sus seis hermanos.

Y el 13 de agosto de 1957, en la Parroquia de la Corticela , dentro de la Catedral de Compostela, se casaron a las 7 am. Partieron para Alemania y Gran Bretaña, hasta un año después.

Vueltos a Montevideo, casi enseguida mi madre queda encinta de mi. Mi padre por fin, se asentaba y cosechaba triunfos en sus especialidades y la docencia.

Confianza en la Divina Providencia hubo tanta que mi madre tenía un gran fibroma que hubo que extirpar en el quinto mes de gestación para que pudiera nacer. Operaciòn altamente riesgosa para ella y para mí en 1959. Y mi padre sin dudar dijo al médico: Procede. Era amigo suyo.

Nos salvamos. Y nací normal. Luego mi madre perdió otros embarazos , entre ellos una niña diez meses menor. La bautizaron y enterraron en una pequeña maceta. Hubiera sido más fácil abortarme. El médico era agnóstico pero respetuoso de toda posición religiosa. A los 80 años, este sobrino tataranieto de San Antonio María Claret, se bautizó y curiosamente fueun sacerdote polaco. A él le debo la vida.

La vida en casa fue de afecto, sencillez , y honda piedad, básicamente confianza en la Divina Providencia.

Por no hacer sobornos mi padre no accedió a cargos importantes. Otros no los pudo continuar por no falsear resultados de laboratorio en caballos de carrera.

Surgió siempre con la Providencia mediante, solución a todo. Ellos aislados por las familias no me hicieron sentir esa carencia. Mi familia paterna nada. Salvo mi tía intentando y mi madre secundando un intento de reconciliación en 1965. No conoci a mis abuelos paternos. Por días no a mi abuela en 1988, ya proclive a ceder ……….. Dios sabrá……

Mi familia materna las relaciones como la alternancia de las luces del árbol de Navidad. Pero nunca se desanimaron. Enfrentaron mil y una dificultades apoyados en Cristo Nuestro Señor.

Su vejez no fue fácil. Yo encontré el amor de mi vida y me casé.

Pero mi padre sufrió un calvario de salud desde 1995 donde se produjeron varios milagros médicos y también años antes pedidos de perdón de mis tios maternos, especialmente uno, al que admiro por su valentía y humildad. No solo se lo dijo a mi padre: Yo era el cabecilla. Te pido perdón, sino que también porque ya era abogado y grande me dijo exactamente en otro aparte a mí.

Dios aprieta pero no ahorca. Aunque la resentida salud de mi padre avanzó y necesitó múltiples ayudas para vestirse etc. Tomó devoción a Nuestra Señora de la Divina Providencia de su Nizankowice natal en 2007, y enterado que la imagen lloraba en esa época abundantemente etc, siempre le rezaba.

Cayó gravemente enfermo y moribundo. Se rezó a la Santisima Virgen en esa advocación y se produjo un milagro desde 15000 km de distancia. Regresó a su añorado Nizankowice, espiritualmente, y su médica certificó el milagro haciendo constar no explicación científica.

Un año después falleció en su casa, con la imagen de esa advocación mariana, como llevado a la Eternidad por la Virgen que lo fue desapegando de todo lo mundano, siempre con su compañera de toda la vida al lado. Ahí se disolvió el matrimonio en esta tierra pero la unión espiritual sigue y hoy están juntos. En el Cielo. Dos almas humildes y buenas , fieles a Dios y a la Virgen, mi padre “según sus propias palabras, un pobre judío curado por la Virgen”, entre sollozos, porque para él un judío era una nada frente a la Virgen y Cristo. 

Solo un pobre hombre del cual se habían apiadado dándole la Fe . Y lo habían sacado del oscurantismo de no saber quien era el Mesias e Hijo de Dios. No por “casualidad falleció en Año Paulino y en la víspera de Kol Nidrei, fiesta del Perdón de los judíos sinél saberlo”. Y mi madre sobrellevó con entereza su viudez tres años hasta que Dios la llamo a su seno, para acompañar a su Mario. No sin también serios problemas totalmente consciente de lo que ocurria: la ruina económica de todos nosotros, gracias al marxismo masónico que copó el poder en 2005 , privando de trabajo a su hijo……y con una durísima recuperación aún sin resolverse del todo.

Carta a los gilipollas españoles

Ferrer Molina
EL ESPAÑOL


Un día, unos padres que se habían jugado el tipo para que sus hijos pudieran estudiar algunas horas en español, además de en catalán, decidieron abandonar Sabadell. Ganaron ese derecho en los tribunales después de años de litigio y un gran desgaste personal. El Constitucional también les dio la razón. Las sentencias no se cumplieron nunca. Las autoridades españolas consintieron.

Un día, una madre denunció que los manuales de Ciencias Sociales del colegio de su hija en Reus tergiversaban la historia, adoctrinando a los niños en el nacionalismo e incubándoles aversión hacia el resto de España. No se sabe qué ocurrió -siquiera si los hubo- con los informes de los inspectores del Ministerio de Educación. Las autoridades españolas consintieron.
Un día, TV3, la televisión pública catalana, contraviniendo la ley de canales autonómicos, comenzó a emitir fuera de su territorio con el propósito evidente de extender en Baleares y la Comunidad Valenciana la idea de los "países catalanes". Las autoridades españolas consintieron.
Un día, la Justicia determinó que Cataluña debía devolver a su legítimo propietario, el monasterio oscense de Sijena, las decenas de obras de arte que la Generalitat retiene en el Museo de Lérida. Pasan los años y la sentencia no se cumple. El conflicto guarda cierta similitud con el suscitado en torno al Archivo de Salamanca, que sí se desmembró para satisfacer las exigencias catalanas. Las autoridades españolas consintieron.
Un día, empezaron a acumularse graves indicios de corrupción sobre algunos de los principales dirigentes de Cataluña. Los distintos gobiernos de turno decidieron que no se investigara porque necesitaban sus votos para formar mayorías en el CongresoLas autoridades españolas consintieron.
Un día, la Generalitat catalana comenzó a abrir embajadas en el extranjero dentro de su ambicioso plan para dotarse de estructuras de Estado, aun a costa de detraer recursos de servicios públicos fundamentales para los ciudadanos. Hoy esas embajadas hacen de altavoz del independentismo por todo el mundo. Las autoridades españolas consintieron.
Un día, ayuntamientos catalanes decidieron retirar los retratos del Jefe del Estado y las banderas constitucionales, y pasaron a colgar la enseña independentista. Había llovido desde que los presidentes del Gobierno hablaban catalán en la intimidad y consideraban que el concepto de nación era discutido y discutible. Las autoridades españolas consintieron.
Un día, comenzaron a exhibirse en el Camp Nou pancartas gigantes con la leyenda "Freedom for Catalonia". Hubo partidos que se convirtieron en verdaderas manifestaciones políticas, al punto de que la Comisión de Ética y Disciplina de la UEFA sancionó al Fútbol Club Barcelona. Las autoridades españolas consintieron.
Un día, la Generalitat empezó a hacer ingeniería social favorecieno la inmigración musulmana en detrimento de la latinoamericana, convencida de que sería mucho más fácil integrarla en catalán y atraerla a su causa, como así fue. Las autoridades españolas consintieron.
Un día, antes de que empezara a multarse a los tenderos por rotular sus comercios en español, la señalización de las carreteras en Cataluña comenzó a hacerse sólo en catalán. Las autoridades españolas consintieron.
Un día, cuando ya era habitual que se impidiera por la fuerza que políticos españoles hablaran en las universidades catalanas, algunas instituciones de referencia cambiaron de nombre para que el término "nacional" se lo apropiaran en exclusiva las comunidades nacionalistas. El Instituto Nacional de Meteorología amaneció un día en el BOE convertido en Agencia Estatal de Meteorología. Las autoridades españolas consintieron.
Un día, los líderes independentistas catalanes empezaron a hacer movimientos evidentes hacia la ruptura. Acuñaron el "España nos roba". Los gobernantes prefirieron mirar a otro lado, autoconvenciéndose de que al final todo podría solventarse con dinero. Con más dinero. Y sí, las autoridades españolas consintieron.
Desde que Artur Mas anunció públicamente una consulta ilegal hasta que este miércoles el Parlament ha aprobado la ley para celebrar un referéndum de independencia han pasado tres años. En ese tiempo se podría haber actuado dentro de los márgenes que la Constitución establece para neutralizar el golpe de los sediciosos. Las autoridades españolas han preferido seguir consintiendo.
Ahora, las autoridades españolas empiezan a distinguir entre nacionalistas moderados y radicales, y ya están pensando cómo congraciarse con los primeros cuando pase el 1 de octubre. ¿Cómo les llamarías tú?

17 septiembre 2017

Ni salvajes ni marionetas ni pitufos. Hombres

Santiago Panizo Orallo
CON MI LUPA


El olor ingrato y el sabor amargo que en mis reflexiones de ayer dejara la nueva barbarie terrorista en Londres, que me llevaba incluso a presagiar la muerte de la esperanza, esta mañana se alivia al leer el cap. 17 de los Hechos de los Apóstoles, y rememorar el novedoso lance de San Pablo en el Areópago de Atenas con las fuerzas vivas de la intelectualidad pagana del momento. 

Es una peripecia insólita del incipiente Cristianismo. Grecia significaba el emporio de la razón teórica, como Roma lo era de la razón práctica. La filosofía griega y el derecho romano eran dos cimas del progreso en dos planos complementarios de la racionalidad del hombre. Y el debate del Areópago insinúa una tercera cima del desarrollo humano.

Saulo de Tarso –hombre de ideas y consecuente consigo mismo antes y después de hacerse crisitiano, y “activista” de sus convicciones antes y después de ello- estaba en Atenas en misión de difundir el Evangelio de Jesús. Era el tipo de hombre para el lugar y el tiempo: con pasaporte romano que diríamos hoy, sin complejos de niño ante la defensa de lo que estima “la verdad” y con el valor que da la fe sentida a los hombres hechos a medida –el fuera de serie que se diría también hoy.

Antes de llegarse al santuario del saber y el discernir, había paseado por el agora”–plaza y mentidero de la ciudad- para hacerse al terreno. Y lo que observó fueron muchos simbolismos religiosos por las calles y plazas. Los pensadores griegos, los estoicos y epicúreos, no se rasgaban las vestiduras porque en la “polis” se diera fe pública de la dimensión religiosa del hombre que el saber griego daba por descontada. 


Eran serios aquellos pensadores, de la estirpe de Sócrates y Platón, de Aristóteles y Plotino, y todos ellos –sin renegar del pensamiento y la razón y sin taras mentales de ninguna clase- convivían unos con sus Zeus, Minerva, Venus o Mercurio y otros con sus dudas y escepticismos. Incluso a un advenedizo para sus iideas como era Saulo de Tarso le dieron cancha de respeto y diálogo en el foro de sus discusiones y polémicas sobre todo lo que al hombre no fuera ajeno.

Desde la altura del Areópago ¡que extramos se ven los apriorismos, los pre-juicios y los alegatos al “progreso” de los “mentecatos” –de “mentis captus” = cerrados de mente o de mollera- de la postmodernidad del culto a lo efímero o lo frívolo y de la sustitución automática de lo verdadero por lo útil! ¡Qué lejos se queda aquello…!

Es de gozosa modernidad la escena que describen los Hechos o Crónicas de los Apóstoles en ese capítulo 17.

“Atenienses, veo que sois sobremanera religiosos porque, al pasar y contemplar los objetos de vuestro culto, he hallado un altar en el que está escrito “Al dios desconocido”. Y el Apóstol de Jesús les intima que “Ese, al que, sin conocerle, veneráis es el que yo os anuncio”. 

 Las palabras –razonables- que les dice terminan invitando a los hombres y a los pueblos a que “busquen a Dios y siquiera a tientas le hallen” porque “no está lejos de nosotros”, “porque en Él vivimos, nos movemos y existimos” y porque, como algunos “de vuestros poetas han dicho, somos linaje suyo… Y, siendo del linaje de Dios no debemos pensar que la divinidad es semejante ao oro o la plata y la piedra, obra de arte y del pesamiento humano”. Cuando les habló de la resurrección de Jesús, algunos se rieron, otros le propusieron dejar eso para otra ocasión y algunos creyeron.

Fabulosa lección civilizada, de libertad, de amor a la verdad y tolerancia constructiva la que brindan juntos, Pablo y los atenienses, a todos los hombres y tiempos de la Historia humana. Eso de que unos se rieron, otros dudaron y algunos creyeron, sin que asomaran los puñales o corriera la sangre, bien pudiera ser la primera Carta de la tolerancia, mucho antes de las de Locke o Voltaire, escrita por un creyente y unos atenienses eruditos…

Si la gran salvajada de ayer mataba la luz de un amanecer radiante; si mis pensamientos y reflexiones se contagiaban de pesadumbres impropias del vigor de la esperanza, hoy –sin quitarle un ápice a la pedantería, frivolidad, inversión provocadora de los valores hasta volverse sustancia lo que es circunstancia o fondo lo que sólo es forma, etc. de la deconstrucción postmoderna-, hoy –he de repetirlo- me avengo al menos a soñar que aún tienen o pueden tener futuro la verdad, la justicia, el amor y ese armónico aglomerado de valores que hizo nuestra civilización occidental: el pensamiento griego; el orden social romano; y la espiritualidad cristiana.

San Pablo en el Areópago -ciudadano romano, activista cristiano y sin complejos ante la verdad como es propio de una racionalidad adulta- bien pudiera verse hoy como parte -al menos- de la solución al problema del hombre actual, a que el papa Francisco aludía en el viaje a Egipto, cuanto invitaba a salirse de todo extremismo y hacerse a navegar por aguas de racionalidad serena, sin concesiones ni al fanatismo ni a la sinrazón ni a la idiotez de los complejos.

Hace pocos días, un amigo del alma con el que converso alguna vez sobre temas jurídicos –que nos son comunes-, y también de pensamiento y hasta de poesía, asiduo como yo en lectura de poetas audaces, me invitaba a pensar un menudo verso de los Proverbios y Cantares de A. Machado, por el que mostraba una predilección no exenta de curiosidad. Ese tan escueto que dice que “Hoy es siempre todavía”.

Creo que la metafísica poética de A. Machado, tan pródiga y feliz o acertada para quien sea lector sagaz del mismo, lleva en esas frase e idea un envite abierto a interpretaciones y reflexiones saludables; valioso para no perder la fe en el hombre ante realidades como la salvajada de ayer en Manchester. Este verso lo tengo yo también subrayado en la poesía y obra de A. Machado. Con gusto me brindo al deseo de mi amigo para, a vuela pluma, pulsar en él la batuta de mis reflexiones de hoy.

Hoy es siempre todavía”. Sea mi frase del día de hoy.

El enigma del verso de Machado me lleva, me arrastra, me alegra el corazón y me aventa la garganta al modo como los “aires del pueblo” llevaban, arrastraban, alegraban el corazón y aventaban la gargante de otro poeta, esta vez Miguel Hernández, el de las
 nanas en sus prisiones y en sus sueños. ¿Qué quiere decirme hoy, tras la salvajada de Londres y de todos los demás lugares, el “Hoy es siempre todavía” de A. Machado?

No he de ser largo porque ya lo de hoy va de largo. Sólo esto.

Si partimos del humanismo del poeta, para quien ser hombre es el más alto escalón a que puede aspirar un ser humano, parece lógico volcar las cuatro palabras del verso en una idea. Ante los hombres y el reto de serlo, válido para todos, hasta los más indigentes del alma o del cuerpo o de las dos cosas (variedad ésta tan real o más que las otras), el tiempo en que han de conjugarse los verbos “ser” y “estar” ha de ser el presente, sin clavarse en un “pasado” que no ha de olvidarse pero no vivirse, ni habitar ya en un futuro que no es aún si bien haya de prepararse desde el presente.

“Hoy es siempre todavía”. La breve frase, más que axioma, es realmente una bandera de humanismo del bueno. Si la duda y el error, que son señales de la congénita menesterosidad humana y por tanto expresivas de limitaciones, pueden volverse positivas para quien aspire a ser hombre y no le satisfaga quedarse en muñeco ni robot, el poeta en cuatro palabras alza un reto a favor de la esperanza. “Hoy es siempre todavía”. La duda es un preludio y el error, un cálculo equivocado de la verdad. Embridar la duda y volverse del error es la doble oportunidad que al presente del hombre brindan esas cuatro palabras del poeta. Hasta mirando estupefactos a la salvajada de Manchester pueden saludar a la esperanza.

Mi amigo quizás no se aquiete con esto porque es avaro en mirar a conciencia el reverso de todas las medallas. Si me ayuda, juntos iremos más lejos aún en esto de ver en todo hombre un candidato a ser hombre y no lo otro, un salvaje, una marioneta, un pitufo o una mala persona.

¿Qué hace Zapatero en Venezuela?

Emilio Campmany
Libertad Digital


Zapatero es el mayor responsable del conflicto catalán por haber respaldado un estatuto inconstitucional. 

No deja de ser notable que el Gobierno de España le haya elegido precisamente a él para mediar en el que padece Venezuela. ¿No había nadie más? 

Es como poner a un tartaja de telefonista, porque es imposible escoger a alguien más torpe. Lo de Venezuela está de color de hormiga, pero cualquier posibilidad de arreglo que tuviera se ha hecho infinitamente más remota si tiene que depender de este personaje que aúna de forma inigualable idiocia y atrevimiento.

Su nombre vuelve a ser noticia ahora que encabeza el enésimo esfuerzo para lograr que oposición y Gobierno venezolanos lleguen a un acuerdo mediante una ronda de negociaciones en la República Dominicana. Presentan las crónicas a nuestro ex como un exquisito árbitro que tan sólo desea una solución pacífica. Sin embargo, algo ha debido de olerse la oposición cuando parte importante de ella se niega a intervenir en las sesiones organizadas por Zapatero hasta que se den determinadas condiciones, bastante razonables, por cierto, como es que sean liberados los presos políticos. En cambio, Nicolás Maduro siempre está dispuesto, y en esta ocasión no iba a ser menos, a acudir a donde Zapatero diga.

Son muchos los países que tienen intereses en Venezuela y que ansían que el conflicto se solucione de un modo u otro. Está China, que consume cantidades ingentes de petróleo procedente, entre otros países productores, de Venezuela. Están Estados Unidos y Rusia, que tienen importantes inversiones en el país. Está Cuba, que sobrevive gracias al petróleo que Maduro le regala a cambio de enviar a Venezuela agentes de inteligencia con los que someter y encarcelar a la oposición. 


Y está España. ¿Qué clase de intereses tenemos allí? Pues, aparte las inversiones y el petróleo que les podamos comprar, hay que recordar que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero vendió al régimen chavista unas fragatas provistas de software estadounidense cuando teníamos prohibido transmitir esa tecnología sin permiso de los americanos. Qué casualidad que sea ese mismo Zapatero quien ahora está tratando de buscar una salida al Gobierno que le compró las dichosas fragatas, quién sabe bajo qué condiciones.


Se rumorea que a Maduro le están arreglando un exilio dorado en Cuba, pero que Raúl Castro sólo cederá cuando se le garantice que Venezuela le seguirá regalando petróleo con el que suministrar energía a su desgraciada isla y que el Vaticano respalda la operación. Pero, aunque fuera así, ¿qué pasa con Diosdado Cabello? ¿Y con Tarek el Aissami? No obstante, desde el punto de vista español, la pregunta es: ¿qué narices hace allí Zapatero? 

Y da toda la impresión de que lo que trata el solemne es de evitar que haya un verdadero cambio de régimen o, si no hay más remedio de que lo haya, impedir que afloren las relaciones que su Gobierno y vaya usted a saber quién más tuvieron o tienen todavía con el régimen chavista. Y el Gobierno actual lo respalda.

15 septiembre 2017

Año XIV - Nº 1053

Hasta aquí hemos llegado, presidente

Editorial
EL ESPAÑOL

La celebración del mitin de apertura de la campaña del 1-O este jueves en Tarragona revela el fracaso de la respuesta del Gobierno al desafío independentista. Se sabía desde hacía días que el acto comenzaría a las ocho de la tarde y que participarían el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su vicepresidente, Junqueras.

Se trataba de un acto ilegal desde que el pasado día 7 el Tribunal Constitucional suspendió la ley del referéndum y acordó dirigirse a las autoridades para instarles a "abstenerse de iniciar, tramitar, informar o dictar, en el ámbito de sus respectivas competencias, acuerdo o actuación alguna que permita la preparación y/o la celebración del referéndum".

¿Dónde están las consecuencias?

Ante el desafío de los separatistas, el Ejecutivo se limitó a advertir a los responsables del mitin que ese tipo de actos "podrían ser constitutivos de delito". Lo hizo a través del delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo: "Las personas responsables han sido notificadas. Lo que cabe esperar es que rectifiquen. Si no lo hacen, después tendrán que asumir las consecuencias".

Pero el problema para el Gobierno es que las "consecuencias" para quienes llevan tiempo saltándose la ley han sido hasta ahora nulas o mínimas. Una vez consentido el primer mitin de campaña del referéndum ilegal, ¿qué garantiza ahora que el resto de actos no se llevarán a cabo?

Intervenir la autonomía

Por otra parte, de nada sirve que la Fiscalía vaya tomando decisiones, como pedir a alcaldes y Mossos que retiren los carteles a favor del 1-O, si después se permiten actos multitudinarios como el de Tarragona. Resulta que la red de seguridad de Rajoy para garantizar la unidad de España y la Democracia sirve si acaso para lo minúsculo, pero se le escapa lo grande.

El paso dado por la Generalitat empuja a Rajoy a intervenir la autonomía catalana. Horas antes del mitin de Tarragona, Junqueras le dijo por carta al ministro Montoro que dejará de enviar los informes sobre los gastos de la Generalitat, en una nueva burla al Gobierno.

Las tragaderas de Rajoy pueden ser amplias, pero hay millones de españoles que no quieren seguir consintiendo esta mofa, que tuvo en el mitin de Tarragona otro episodio escandaloso: los intervinientes presumieron varias veces de estar celebrando un acto ilegal, y el propio Puigdemont saludó a los asistentes con un "buenas noches, querelladas y querellados"

Hasta aquí hemos llegado, presidente. No debe consentir ni un escarnio más contra la legalidad.

Húmedos pañales

José de Cora
Bitácora de Cora/El Progreso


El consejero consular de Francia en Barcelona, Raphaël Chambat

Es de suponer que haya llamado mucho la atención de nuestras autoridades _ nuestras, en sentido mayestático _, la enérgica protesta realizada por el consejero consular de Francia en Barcelona, Raphaël Chambat, pidiendo que caiga el peso de la ley sobre los pirómanos que prendieron fuego a su bandera, a la de Europa y a la española.

Pide también que se disuelva el grupo que promovió la hoguera, Arran, horrorizado de que pueda ser legal una organización que se dedica a hacer semejantes cosas.

No sabemos cuánto tiempo lleva en España el señor Chambat, pero a poco que sea, ya se habrá dado cuenta de que aquí todavía estamos con la democracia en pañales, creyendo que quemar banderas es libertad de expresión y que interpretar las leyes como nos salga del píloro es ciencia jurídica y democracia.

El respeto por los símbolos y la persecución de quienes atenten, no solo contra los propios, sino también contra los de los aliados, vendrá, si hay suerte, en posteriores generaciones, después de pasar varios sarampiones, la escarlatina, las paperas y toda suerte de enfermedades propias del crecimiento.

No obstante, hace muy bien el señor Chambat en exigir lo que exige, aunque solo sea con afán didáctico para que los nenes de la guardería sepan que esas cosas son caca y no se hacen. Bueno, no las hacen los adultos, pero aquí las consienten, no se vayan a traumatizar los cachorros de la insumisión en sus infinitas ansias de protesta y desobediencia, como dice Colau riau riau.

Suerte tendrá el señor Chambat si al recibo de su escrito no se desencadena un ataque masivo de risotadas entre el estamento judicial encargado de tramitarla.

- ¡Mira lo que dice este gabacho! ¡Que no le quememos la bandera! Pero si nos ciscamos en la nuestra, ¿qué no haremos con la de ellos?

Si el 1-O un Estado...

Arcadi Espada
EL MUNDO

El fiscal Romero de Tejada ha entregado al jefe de la policía catalana unas instrucciones de una gran claridad acerca del referéndum. 

A partir de ahora la policía debe impedir su celebración, bien preventivamente, incautando papeletas, urnas y todo tipo de material vinculado, bien en el momento en que el referéndum trate de ejecutarse. 

La actividad jurídica en torno a la policía está dando lugar a un epatante debate sobre la posibilidad de que haya contradicción entre las órdenes del fiscal y las que dicten las autoridades autonómicas. Naturalmente, tras recibir las instrucciones del fiscal el jefe de la policía ha cumplido la primera, que es la de distribuir las instrucciones entre los miembros del cuerpo. 

No es descartable que algún policía no las cumpla ni tampoco que alguna autoridad política dé instrucciones de incumplirlas. Tanto las autoridades como los policías saben el riesgo que corren. Y los policías, en concreto, saben también que desde Nüremberg hasta el 23-F la obediencia debida no rige ante actos ilegales. 

Como dijo el Estatuto del Tribunal Militar Internacional: "El hecho de que el acusado haya obrado según instrucciones de su gobierno o de un superior jerárquico no le eximirá de responsabilidad"

Hay personas que plantean con pío desgarro de vestiduras el escenario en que la policía impide la celebración del referéndum. Es llamativo que nunca se desgarren imaginando el escenario alternativo: esto es que la policía desobedezca a los jueces y al gobierno del Estado y facilite la acción de la turba.

Las especulaciones sobre lo que sucederá el primero de octubre deben reducirse a una. Si esa noche el todavía presidente Puigdemont aparece ante las televisiones y dice: "El referéndum, aun con algunos incidentes y una mengua en la participación causada por la intolerancia del Estado, bla, bla..., ha podido finalmente celebrarse y ha dado el aval a la independencia, que será proclamada en los términos correspondientes a la ley de transitoriedad, bla bla...", el Estado de Derecho se habrá acabado en España y el principal responsable de aplicarlo habrá de asumir de inmediato sus responsabilidades. 

El Estado no tiene otra alternativa que la de impedir que la comparecencia nocturna de Puigdemont se produzca en esos términos. Puigdemont debe aparecer en televisión como un vencido. Por lo que prefiera: "La intolerancia, la agresividad, la violencia de un gobierno que avergüenza a las democracias, bla". Pero vencido.

14 septiembre 2017

Casado defiende la familia

Enrique García-Máiquez
Religión en Libertad


Pablo Casado, joven promesa, ha dicho que el PP es el único partido que defiende la vida, la familia y la maternidad. Lo ha dicho. Son tres cuartos de verdad, porque la única mentira es que el PP las defienda. Es cierto que tampoco ningún partido con representación parlamentaria lo hace. 

Y Casado enseguida suelta otra verdad: "Las elecciones están cerca: las autonómicas y las municipales", que es la explicación clave de su cuarto de mentirijilla de nada, por la razón que a continuación explica sinceramente, cuando asegura que la defensa de la familia tiene que ser "un principio fundamental para ofrecer a la sociedad española"

Vuelve a no mentir porque es un principio, literalmente, para ofrecer, aunque no para cumplir después, qué va, tal y como han demostrado con creces en sus largos años de gobierno sin una ley a favor de la natalidad ni la derogación de la ley Aído, siquiera.

Para estos casos recuerdo un poema de Luis Alberto de Cuenca que exclama: "¡Qué mal mientes, amor!" y que termina: "Invéntate otros juegos, vida mía,/ que el premio del engaño es el olvido". 

Para decir un cuarto de mentira que ya no engaña a nadie, yo me la ahorraba toda y pasaba, al menos, por un político sincero 100%. Pablo Casado podría inventarse otros juegos y, echándole unas gotas de ácido cínico para disimular el sabor a nihilismo, reconocer que el PP no defiende ni la vida ni la familia ni la maternidad, como ninguno, pero que vienen las elecciones y que van a ofrecer esa defensa hipotética a sus votantes conservadores, para que les voten con la conciencia tranquila y henchidos de satisfacción moral. Yo estoy seguro de que les iban a votar igual, enfadándose lo mismo con los que decimos qué sincero es Pablo Casado, un tres cuartos de sinceridad fetén, y qué lástima el cuartillo que le falta.

Pero quién sabe. A lo mejor la sinceridad 4x4 no funcionaba como la tracción delantera y es mejor este método clásico de colar la mentira por toda la escuadra. Lo normal sería que al PP no le votase nadie que defendiese la vida, la familia y la maternidad, que, al fin y al cabo, debemos ser cuatro gatos, pero no sé. 

Puede que se lo crean o que quieran creérselo o que quieran poder creérselo o que crean poder quererlo o que puedan creer querérselo. ¿Cómo meterse en la cabeza de unos votantes a los que ser engañados con perfecta periodicidad electoral les produce una gran satisfacción ética?

Publicado en Diario de Cádiz.

Dastis no quiere atosigar

Alberto Pérez de Vargas
Europa Sur

En el primer encuentro que el ministro Dastis tuvo con Boris Johnson, ya advirtió de que no quería “atosigar” al Reino Unido con Gibraltar. 

Fue en Bruselas, a mediados de noviembre del pasado año. “No hay que centrarse exclusivamente ni atosigarse con un solo tema (sic)”. 

La redacción es confusa, pero fue lo que dijo en la rueda de prensa que siguió a la reunión de ministros de Exteriores de los 28. La advertencia es muy preocupante, pues no puedo suponer que el ministro ignore la realidad de la colonia y del Campo de Gibraltar. No podré estar mañana en La Línea, en el acto del FORO JOLY, al que he sido amablemente invitado por nuestro presidente, pero no creo que sirviera para nada. En este tipo de actos se preserva cuidadosamente la integridad intelectual del protagonista. Y yo no le sentaría bien.

Nadie nos habla ni del censo de trabajadores españoles en Gibraltar ni de los efectos que la permisiva estructura fiscal de Gibraltar tiene sobre la comarca. Según un estudio de la empresa IPSOS, realizado en el segundo semestre de 2016, difundido por la cadena SER a mediados de marzo, “Gibraltar se ha convertido de nuevo, en el mayor punto de origen de tabaco de contrabando de toda la península”. 

Cerca del 10% del consumo de tabaco en Andalucía se genera de modo ilícito. El Estado deja de percibir por ello unos ochocientos millones de euros anuales (25.000 personas con un salario bruto anual de 32.000 euros). Sería estupendo que el ministro nos diera –sin atosigar al Reino Unido– una valoración de estos hechos y del impacto fiscal, la productividad y el insoportable volumen de economía sumergida que soporta el Campo de Gibraltar.

Gibraltar no es nada bueno, sino todo lo contrario. Al Gobierno de España no debe preocuparle su estatus basado en el juego “on line”, en el relajo fiscal, en la permisividad con el contrabando y qué sé yo de tanto como daña a la sociedad comarcal. Periodistas de pocos escrúpulos y viejos políticos de la progresía en la reserva cuelgan del coro de servidores del gran Clive Golt (jefe de gabinete del ministro principal) recientemente homenajeado por la Asociación Mar del Sur, una de las numerosas iniciativas diseñadas para perpetuar el estatus de la colonia. 

Toda una legión –la quinta columna– se ocupa de procurar que nada se mueva: que el “Brexit” pase de largo sin alterar los pormenores que hacen de la roca un bastión de lo inconfesable.

13 septiembre 2017

No tiene fin la tempestad de “Amoris laetitia”. A Francesco no le gusta la tranquilidad

Sandro Magister
InfoVaticana

“El escrito es muy bueno y explicita cabalmente el sentido del capítulo VIII… No hay otras interpretaciones”

Con estas palabras en una carta del 5 de setiembre del año pasado, el papa Francisco aprobaba una nota de los obispos de la región de Buenos Aires, en la que al interpretar la exhortación apostólica post-sinodal “Amoris laetitia” admitían la posibilidad de la comunión eucarística a los divorciados que se han vuelto a casar y que siguen conviviendo “more uxorio”.

Pero se trataba de una carta privada dirigida a un monseñor argentino empleado en la secretaría de ese grupo de obispos. Y la nota aprobada por el Papa no estaba destinada inicialmente para ser publicada y no tiene en la parte inferior los nombres de los firmantes. Demasiado poco y mal para clarificar en forma definitiva el sentido auténtico – es decir, atribuible con certeza a su autor – de “Amoris laetitia”.

Lo ha intentado en estos días el teólogo más próximo al Papa, el argentino Víctor Manuel Fernández, queriendo cerrar la cuestión, con el tibio auxilio del “L’Osservatore Romano”. Pero sin éxito.

Y no podía ser de otra manera, porque la confusión está en el origen. Y en el texto mismo de “Amoris laetitia”, que no dice jamás en forma íntegra o en modo claro e incontrovertible lo que el papa Francisco se limita a hacer intuir.

El pasaje que más se aproxima está en el parágrafo 305:

“A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado – que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno – se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y tambén se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia”.

Y en la nota 351 vinculada a ese pasaje:

“En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos. Por eso ‘a los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor’: Exhort. ap. ‘Evangelii gaudium’ (24 de noviembre del 2013), 44: AAS 105 [2013], 1038). Igualmente destaco que la Eucaristía ‘no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles'” (ibid., 47: 1039)”.

Como es archiconocido, se ha pedido a Francisco en varias formas y más y más veces que arrojara claridad sobre un texto tan confuso y difícil de entender. En particular por parte de cuatro cardenales, pero a los cuales el Papa no ha querido brindar respuesta y ni siquiera conceder una audiencia.

Pero de hecho aquí llega Fernández, justamente, para sentenciar que la carta a los obispos de la región Buenos Aires es más que suficiente para el que quiere “conocer cómo el Papa mismo interpreta lo que él escribió”.

Y a quien objeta que una carta de ese tipo es demasiado poco, Fernández lo refuta desempolvando un antecedente respecto a la interpretación del Concilio Vaticano I, cuando Pío IX aclaró en 1875 un punto controvertido, haciendo propia una lectura de los obispos de Alemania al canciller Bismarck.

“Si el Papa recibió un carisma único en la Iglesia al servicio de la interpretación correcta de la Palabra divina – escribe perentoriamente Fernández –, esto no puede excluir su capacidad para interpretar los documentos que él mismo escribió”. No importa cómo y cuándo lo hace, lo importante es que se sepa que la “guerra” contra él ha terminado.

Lo que queda después de la tormenta”: el teólogo de confianza del Papa quiso titular de este modo el ensayo que ha publicado en el último número de “Medellín”, la revista de teología del Consejo Episcopal Latinoamericano, en vísperas del viaje de Francisco a Colombia, en setiembre, y a Chile y a Perú en el próximo mes de enero:

> El capítulo VIII de “Amoris Laetitia”: lo que queda después de la tormenta

Al ser el autor del artículo no solamente muy cercano a Jorge Mario Bergoglio sino también el redactor material de buena parte de “Amoris laetitia”, al punto que en ésta se encuentran literalmente extractos de sus artículos de hace una década, su pronunciamiento ha sido inmediatamente interpretado como inspirado por el propio Papa en persona.

Quien habría querido aclarar de una vez por todas – a través de Fernández, elegido como su portavoz – sobre todo dos cosas.

La primera es que la interpretación de los obispos argentinos es también la suya y es la justa.

La segunda es que si Francisco prefirió abrir a la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar no en el cuerpo de “Amoris laetitia”, sino sólo en débiles notas a pie de página, es porque ha querido hacerlo “de una manera discreta”, porque el centro del documento no lo considera allí, sino en los capítulos “dedicados al amor”.

Pero se mantiene la pregunta: ¿qué grado de autoridad puede atribuirse a un artículo como el que apareció en la revista “Medellín”, firmado por un teólogo considerado universalmente menos que mediocre?

Para elevarlo de nivel han probado, en el Vaticano, con dos pasos sucesivos: uno antes y el otro después de la publicación del artículo.

En efecto, ya antes de la publicación del artículo de Fernández, tanto la nota de los obispos de la región de Buenos Aires como la carta de Francisco a su “delegado” Sergio Alfredo Fenoy habían sido promocionadas en la página web oficial que reúne la totalidad de los escritos y de los discursos papales:

> “Querido hermano…”

Mientras que después de la publicación del artículo fue “L’Osservatore Romano”, el diario de la Santa Sede, quien dio la noticia el 22 de agosto y sobre todo declaró que “cuando se interpreta el capítulo octavo de ‘Amoris laetitia’, en particular en referencia al acceso a la comunión eucarística para los divorciados que se encuentran en una nueva unión”, es necesario hacer propio lo que se lee en el artículo de Fernández publicado en “Medellín”, que es lo siguiente:

“Conviene partir de la interpretación que el mismo Francisco hizo de su propio texto, explícita en su respuesta a los Obispos de la región Buenos Aires. Francisco propone un paso adelante, que implica un cambio en la disciplina vigente. Manteniendo la distinción entre bien objetivo y culpa subjetiva, y el principio de que las normas morales absolutas no admiten excepción, distingue entre la norma y su formulación y sobre todo reclama una atención especial a los condicionamientos atenuantes. Estos no se relacionan sólo con el conocimiento de la norma sino especialmente con las posibilidades reales de decisión de los sujetos en su realidad concreta”.
Pero ambos pasos no aparecen para nada resolutivos.

Ante todo, al insertar la carta de Francisco a los obispos argentinos en la recopilación de los actos del pontificado no dice nada sobre el grado de autoridad, porque esa recopilación es extremadamente diversificada e incluye, por ejemplo, las conversaciones informales que Francisco mantiene en el avión cuando vuelve de cada viaje.

En segundo lugar, impacta la retrospectiva relajada con la que “L’Osservatore Romano” ha relanzado el pretencioso artículo de Fernández. En la página seis, sin ninguna referencia en la primera, y con un título que no permite entender en lo más mínimo el contenido:

> Il discernimento pastorale. Nell’ultimo numero di “Medellín”, la rivista di teologia del Celam, dedicato al magistero del Papa

Y eso no es todo. La cita de “L’Osservatore”, en vez del artículo verdadero y propio de Fernández, está retomada de su “Resumen” inicial, del que reproduce la primera mitad.

Queda intacto, en síntesis, el pecado de origen, es decir, la confusa y complicada redacción de “Amoris laetitia” y especialmente de su capítulo octavo. Pero a Francisco, evidentemente, le gusta así.